Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19 noviembre 2012

Por razones varias, este año no he podido ver de Alcine más que la proyección final del palmarés del festival. Mis impresiones al respecto son muy diversas. En la proyección en el Teatro Salón Cervantes (con bastante éxito de público, como suele ser habitual) solo se pudieron ver cinco de los cortos galardonados en la 42 edición del festival, los ganadores en las principales categorías. A continuación, repaso brevemente los cortos ganadores (en la web de Alcine se puede consultar el resto del palmarés):

Desayuno con diadema (Premio del Público en el certamen nacional)

O cómo la mañana después de una noche loca es aún más embarazosa si se tiene taitantos años, familia… Dos desconocidos se despiertan en la casa de él y tienen que hacer frente a ese primer encuentro sobrios y sin recordar lo que ocurrió la noche anterior. Simpático y bien interpretado.

Les Meutes (Primer Premio del Certamen Europeo)

Tres chicos llegan a una fiesta en un piso. Poco después de llegar ellos, otros dos jóvenes quieren entrar también a la fiesta, pero las anfitrionas de la fiesta no quieren dejarles pasar. Momentos de tensión y de inquietud. Un corto interesante pero al que me dio la sensación de que le había faltado algo para ser redondo, le faltaba algo al final. Pero es interesante y la intención es buena.

The Centrifuge Brain Project (Premio del Público del certamen europeo)

Un falso documental (al principio no sabes si es real o falso, por el tratamiento serio que se le da al principio al tema) sobre un científico y diseñador de atracciones de feria. Muy divertido y muy loco lo que se plantea. Muy recomendable para alucinar un rato y echarse unas risas imaginando que pudiera ser real.

El último onvre bibo (Premio Comunidad de Madrid)

El delirante testimonio de la última persona que ha sobrevivido en la Tierra después de que toda otra forma de vida haya desaparecido. El último hombre vivo confiesa cómo le ha cambiado la vida su nueva situación en lo que perfectamente podría ser un monólogo de humor (no paras de reír) y muy bien interpretado. Si podéis verlo, no os lo perdáis. Risas aseguradas.

Nao Yik (Primer Premio Ciudad de Alcalá del certamen nacional)

Un documental de 60 minutos (¡60 minutos para un corto!) que, a través de las cartas de Frances Wilkinson, una mujer inglesa que vivió en China entre los años 30 y 50, muestra la China actual en un juego de contrastes. Soporífero. La idea es muy buena, y está bien ejecutado, pero es taaaaan largo que nada de lo que cuenta nos interesa. Es posible que no haya sido la mejor idea proyectarlo al público. Entiendo que, siendo el corto que se ha llevado el premio ‘gordo’, debía proyectarse. Pero mucha gente se ha ido en medio de la proyección (y no a los 40 minutos, sino ya desde los 10 minutos de corto había gente yéndose). Otros se han quedado dormidos (o casi). Se oían murmullos y risas en la sala cada vez que se veía que la historia continuaba y no parecía tener fin. Al final, para evitar los abucheos, el público ha aplaudido a rabiar para celebrar que ya había terminado.

No, señores. Así no. Primero, hay que poner un límite de duración razonable a los cortos: 30 minutos ya me parece largo para un corto. ¿¡60 minutos?! Y, si se premia por alguna razón que se me escapa, mejor no proyectarlo que dormir al público. Creo yo. Tenía la esperanza de que tras esa tortura tuviéramos una recompensa en forma de corto ligero y animado. Pero no. Claro, había consumido todo el tiempo disponible… Mal.

Anuncios

Read Full Post »

Del 10 al 16 de noviembre se celebra en Alcalá el festival de cine Alcine, que este año ya cumple su 42 edición y bate récords de participación, con 1.332 cortos presentados a competición. Una de las novedades de este año es que el festival se podrá seguir también por internet gracias a Filmin.es.

Los cortos toman la ciudad con el certamen nacional y europeo, además de las secciones y actividades paralelas. Aunque el programa completo se puede consultar en la web de Alcine, destaco un par de ellas: Short Matters!, con cortometrajes premiados en 14 festivales europeos, y Un muro es una pantalla. Este grupo ya ha participado en el festival de cine de Alcalá con anterioridad. El 9 y 10 de noviembre, a partir de las 19.00 horas, se proyectarán cortos en los muros y paredes del casco histórico de la ciudad. Os lo recomiendo, merece la pena y es divertido.

Para más información, la web oficial de Alcine, la cuenta de Twitter @ALCINEFILMFEST y la página de Facebook.

Cartel de Alcine 42

Read Full Post »

Emilio Sánchez me pidió entrar por teléfono en su programa de radio para dar mi opinión sobre el Don Juan en Alcalá de este año. De paso, aproveché para reivindicar el Tenorio complutense, que tengo la sensación de que se ha dejado un poco de lado por parte del gobierno municipal en los últimos años.

Aquí podéis escuchar el programa entero (mi participación, hacia el minuto 29):
http://www.ivoox.com/james-bond-rey-leon-asalto_md_1543927_1.mp3″

Todo sobre Don Juan en Alcalá

Read Full Post »

Considera bien

que por cuantos medios pude

te quise satisfacer,

y que con armas al cinto

tus denuestos toleré,

proponiéndote la paz

de rodillas a tus pies.

Todo sobre Don Juan en Alcalá

Read Full Post »

Le dije que érais el hombre

por su padre destinado

para suyo; os he pintado

muerto por ella de amor,

desesperado por ella,

y por ella decidido

a perder vida y honor.

Todo sobre Don Juan en Alcalá

Read Full Post »

A quien quise provoqué,

con quien quiso me batí,

y nunca consideré

que pudo matarme a mí

aquel a quien yo maté.

Todo sobre Don Juan en Alcalá

Read Full Post »

Cada año, don Juan consigue la salvación in extremis. Al menos en el escenario. El amor de doña Inés le salva a los pies de la sepultura. Ya van 28 representaciones del Tenorio en Alcalá, con un público que repite año tras año y se sabe texto, matices, significado, que ha visto a muchos actores diferentes haciendo esos mismos papeles y muchas versiones de una obra ya muy querida en la ciudad. Don Juan se salva cada año. Pero, a veces, la representación no lo hace. Este es uno de esos años.

Es posible que vaya a pecar de clásica, pero hay cosas que me duelen en una representación del Don Juan. Los autores de la versión de este año han decidido introducir algunos cambios para aportar su punto diferente a la obra. Una bailaora vestida de rojo aparece a lo largo de la representación en numerosas ocasiones haciendo las veces de sombra de don Juan, una mujer de rojo que representa la cercanía de la muerte (a pesar del “largo me lo fiáis” que decía Tenorio en la versión de Tirso de Molina). Don Juan se pasa la obra agarrado a una botella de vino y dando tumbos en el escenario. Se han cortado escenas y monólogos para que la obra fuera más corta. Se utiliza un solo escenario, en lugar de varios, como suele hacerse en esta obra al aire libre, itinerante por el casco histórico de la ciudad en sus orígenes.

La mujer de rojo no molesta demasiado como elemento simbólico a lo largo de la obra. Ni entorpece la acción ni distrae demasiado la atención. Pero el resto de innovaciones no llegan a encajar en la representación. Cierto que don Juan es un calavera, perdido, pendenciero, burlador. Es su esencia. Pero de ahí a que se pase la obra agarrado a la botella hay un trecho. Los cortes en el texto y cambios de orden en algunos momentos, especialmente notables en el tramo final (lo dicho, nos sabemos la obra de memoria…), dejan al escultor sin monólogo y precipitan la acción en los últimos compases de la representación, perdiendo así los momentos de máxima tensión. Es como si los autores de la adaptación de este año hubiesen decidido que los monólogos de don Juan y doña Inés en la famosa escena del sofá (“no es cierto, ángel de amor…”) los tuvieran que pronunciar los actores intercalando estrofas. Por desgracia, eso es lo que ocurre: empieza don Juan con unos cuantos versos, sigue doña Inés con el principio de su respuesta, vuelve don Juan con la continuación de su texto y así sucesivamente. ¿Por qué? ¿Por qué innovar precisamente en ese momento? ¿Por qué?

La solución de utilizar solo un escenario para toda la obra no es la mejor idea, como ya se había comprobado en otras ocasiones. La Huerta del Obispo es muy grande, las murallas dan mucho juego como escenario natural, es una lástima desaprovecharlo. Y el público agradece poder doblar un poco las rodillas después de casi dos horas de pie, además de que los que no ven bien una escena, pueden ver mejor otra si hay que moverse. Por favor, para próximas representaciones, varios escenarios. Ah, y ya que nos ponemos a pedir favores para otros años: por favor, cuando dos personajes hablan entre ellos, que se miren. Los diálogos entre don Luis y doña Ana de Pantoja y entre don Juan y Lucía mirando los dos al público son de lo más surrealista que se ha visto en el Don Juan en Alcalá en mucho tiempo.

Llegamos así a los actores… Algunos resolvieron decentemente la papeleta. Sí, es una papeleta hacer esta obra; un marrón importante. Es muy difícil satisfacer al público interpretando a personajes con tal arraigo en la mente de los espectadores. Pero don Juan no puede hablar como si estuviera en un bar del siglo XXI. No se puede leer “Doña Inés del alma mía” a gritos y en plan borde. No se pueden decir parlamentos a toda prisa y sin vocalizar, como si se quisiera acabar cuanto antes. No. Es verdad que el texto de don Juan es muy largo, que el verso es mucho más complicado que la prosa. Pero…

Ha sido el Don Juan con menor presupuesto de los últimos tiempos. Y se nota. Una versión pobre, que olvidaremos pronto (esperemos) y que nos ha dejado uno de los donjuanes más mediocres que se recuerdan (y los ha habido muy malos: todavía siento escalofríos cuando alguien menciona a Liberto Rabal…).

Con los clásicos no se juega, señores. Y menos con Don Juan en Alcalá.

Todo sobre Don Juan en Alcalá

Read Full Post »