Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Teatro Salón Cervantes’

Fantástica la puesta en escena que Ur Teatro, y bajo la dirección de Helena Pimenta, hace de Macbeth. Vaya por delante que el texto  facilita mucho las cosas: adaptable a cualquier tiempo, con unos personajes protagonistas que cualquier actor mataría por representar… Una profundización como pocas en el terreno de la ambición, en el instinto animal que todo humano lleva dentro. Sin entrar más en la historia de Shakespeare, basta con recordar que Macbeth es aquel que solo morirá cuando el bosque venga a por él y al que ningún hombre nacido de mujer le podrá matar. Así, normal que se crezca.

Y así ocurre en esta representación con José Tomé, el actor que da vida a Macbeth. Con momentos en los que roza la sobreactuación, se le perdonan por la intensidad que da al personaje y a todo lo que siente durante las casi dos horas de obra. Destaca también, por supuesto, Lady Macbeth, la verdadera culpable de que se desate la tragedia.

Pero la originalidad de esta puesta en escena no está en las actuaciones brillantes, que también, sino especialmente en el aspecto visual, en el escenario al completo, en el manejo de las proyecciones digitales para hacer intervenir a muchos más personajes, para contar y acompañar lo que ocurre sobre las tablas. Además de un coro en directo que interpreta fragmentos de la ópera de Verdi dedicada a Macbeth. Un juego de mentiras y verdades, de realidad y ficción, en el que el espectador termina entrando de lleno y contagiándose de esa intensidad con la que se vive todo en escena.

Una de las mejores obras que he visto en los Clásicos en Alcalá. Si tenéis oportunidad de verla, hacedlo. Yo repetiría. Toda una experiencia. Teatro, proyecciones, ópera, actuaciones… y Macbeth. ¿Qué más se puede pedir?

Anuncios

Read Full Post »

La puesta en escena de El castigo sin venganza que corre a cargo de la compañía Rakatá y que se ha podido ver en los Clásicos en Alcalá mantiene el sabor clásico de la obra de Lope de Vega, ese que ha convertido a este texto en una de sus obras cumbre, sin buenos ni malos, pero con el concepto de honra y honor tan típico de la época.

En la versión que pudimos ver sobre las tablas del Teatro Salón Cervantes nos encontramos con unos personajes representados con dignidad y buenhacer y una puesta en escena sencilla pero clara, con un buen dominio de la iluminación y del espacio escénico jugando con la profundidad valiéndose de una fina cortina en varias escenas.

Lástima que el TSC solo se llenara hasta la mitad en un jueves festivo, lástima por los que no pudieron o quisieron disfrutar de un clásico de los de verdad, bien llevado a escena y bien representado.

(Foto: Rubén Gámez)

Read Full Post »

En el Festival de Clásicos en Alcalá de este año hemos podido presenciar el estreno absoluto de la versión de La Celestina que ha llevado a la escena el director Mariano de Paco Serrano sobre una versión de Eduardo Galán del libro de Fernando de Rojas. La Celestina es un texto más que estudiado, pero pocas veces visto sobre las tablas: a pesar de ser una obra de teatro, hay serias dudas sobre si su escritor la concibió para ser representada. Se ha debatido si realmente es teatro o es novela dialogada. Podría decirse que es una obra de teatro pensada para ser leída, no representada. Largos y difíciles monólogos y una extensión desmesurada para ser una obra de teatro hacen que las dificultades para llevar a la escena sean evidentes.

Por eso me interesaba especialmente esta representación, por el reto que supone llevar a las tablas una obra de este tipo. La adaptación hace llevable el argumento, prescindiendo de la mayoría de los monólogos, o acortándolos mucho, resumiendo algunas de las partes de la obra y con un lenguaje algo adaptado a nuestro tiempo. Pero, precisamente por eso, lo que vemos en escena no es del todo La Celestina.

Gemma Cuervo trata de trasladar al personaje parte de su personalidad, moviéndose entre el histrionismo, el mundo mágico en que vive Celestina y el terrenal y carnal de su oficio real. Pero ciertos problemas de acústica deslucieron su actuación con fragmentos en los que, salvo en las primeras filas, era muy complicado escucharla. De Sempronio hizo un impecable Juan Calot, y también destacaron Pármeno, Elicia y Areúsa. El resto, más que discretos. Aunque, para mi gusto, Calisto y Melibea son dos de los personajes más pusilánimes y más sin gracia de toda la literatura español; igual es manía personal.

Una escenografía original y eficiente servía para representar la casa de Calisto, la de Celestina o la de Melibea solo con un movimiento de uno de los bloques que formaban el decorado y que permitía tener una terraza, escaleras y ventanas. La música apropiada, con disonancias constantes, también aportaba dramatismo a la puesta en escena.

Algunas escenas no están bien resueltas del todo: el momento previo a la muerte de Calisto parecía más cómico que otra cosa, cuando en realidad estamos en pleno clímax de la obra.

Mi conclusión, después de haber leído en repetidas ocasiones y haber estudiado bastante en profundidad la obra, es que me quedo con su lectura sobre papel que con su puesta en escena; al menos, no con esta puesta en escena. Eso sí, hay que reconocer que partía con muchos handicaps, algunos de los cuales son insuperables.

Read Full Post »

El caballero de Olmedo es una de las obras más conocidas de Lope de Vega, una tragedia basada en un cantar popular:

Que de noche le mataron
al Caballero,
la gala de Medina,
la flor de Olmedo.

Teatro Corsario lleva a escena una adaptación de la obra (de otra forma no habría quien aguantara hoy en día los monólogos queeste tipo de obras tienen). Con música de una guitarra en directo entre escenas y momentos para la coreografía en las luchas cuerpo a cuerpo y en los momentos más trágicos, la representación respeta el tono trágico-cómico (más trágico que cómico) de la obra de Lope.

Una buena puesta en escena bastante aceptable que da al espectador lo que espera de una obra como esta. Y te da la misma rabia que maten al caballero cuando iba a Olmedo, pero en el fondo, como cuando lees la obra, entiendes las razones de su oponente para hacerlo: los celos y la rabia seguirán presentes en la humanidad por mucho que pasen los años; por eso nos identificamos a partes iguales con los dos enamorados caballeros.

Read Full Post »

Una viuda un tanto alegre, dos hermanos encargados de velar por la honra de la familia, un huésped en la casa de los tres hermanos y un criado que cree ver duendes entrando y saliendo, e incluso desapareciendo de su habitación, y ya tenemos los ingredientes mecesarios para hacer una comedia, pensó Calderón de la Barca. Y así fue: de su pluma salió La dama duende, otra de las obras que ha acogido el Festival de Clásicos en Alcalá.

LaDamaDuende2Vestuario y algunas referencias contemporáneas para un texto bastante fiel al original (con las necesarias y obligadas concesiones que todo clásico debe sufrir hoy en día). El juego de salidas y entradas de las habitaciones se resuelve sobre el escenario con una mampara compuesta por puertas de cristal transparente para que los actores y personajes puedan entrar y salir de las habitaciones, manteniendo la necesidad de que el público se implique en el juego para saber dónde nos encontramos en cada momento.

Sin grandes alardes ni grandes efectos, se pudo ver sobre las tablas del Teatro Salón Cervantes una representación adecuada al texto, aunque en algunos momentos, como ocurre con la mayor parte de las comedias de enredo, el embrollo sea tal que no se sabe bien qué está ocurriendo ni de qué están hablando los personajes. Cosas de la comedia nueva.

Read Full Post »

sueño1Empezó el festival de Clásicos de Alcalá. En el Teatro Salón Cervantes, la programación se abría con el estreno de la adaptación que Helena Pimenta hizo del texto de Shakespeare Sueño de una noche de verano. Para el siglo XXI, una adaptación con una puesta en escena moderna, diferente, incluso minimalista. Seis actores para 18 personajes. Y el amor como telón de fondo.

El argumento básico, el hilo conductor, se mantiene fiel al que Shakespeare concibió a modo de fantasía en la que ninfas, duendes y seres humanos, e incluso actores aficionados, se mezclan en una noche en la que el amor y un duendecillo un poco travieso harán que se crucen los deseos humanos. Y sobre esa base shakesperiana, y tomando como pretexto la obra que un grupillo de actores aficionados está preparando dentro de la obra, se da cabida a una serie de estereotipos que rayan la frontera de lo irrepestuoso: dos personajes vascos, uno catalán, una andaluza, una gallega y un polaco aportan un aire desenfadado, el contrapunto al texto original.

La propuesta escénica es muy interesante, con cambios rápidos de escena gracias a seis sencilos paneles movibles y los juegos de luces y sonidos. También se ve en escena el resultado de un duro trabajo actoral, con cambios rápidos de personajes y de identidades. Algunos de ellos con espcial mérito, como José Tomé, que representa al director del grupo de actores y a Oberón, el rey de las hadas. Eché de menos un desarrollo mayor del duende Puk, pero se compensaba con los papeles desarrollados por Jorge Muñoz como Patxi y Lisandro.

Una obra completa, pero en la que quizá se perdía un poco la parte dramática para dar más relevancia al lado cómico, basado sobre todo en estereotipos que no siempre tenían la gracia deseada. Pero, como digo, una representación bastante completa, en la que hay que valorar sobre todo el trabajo de los actores. Otra forma de pasar una noche de verano.

sueño2

Read Full Post »

Ayer tuvo lugar en el Teatro Salón Cervantes la representación de la obra Sin noticias de Gurb, adaptación teatral de la novela de Eduardo Mendoza. De hecho, la versión escénica corre a cargo de su mujer, Rosa Novell, por lo que era de esperar que la versión fuera más que correcta. Y así es. sinnoticiasgurb1

El teatro no se llenó completamente, y eso que era una sola función, pero en tiempos de crisis está claro que cosas actividades como ésta están entre las que más lo notan. Pero había una buena entrada, eso sí.

En el escenario, un sofá, una lámpara, un atril, dos televisiones (que irán marcando el paso del tiempo de la obra), una batería y una mesa de mezclas y sonidos. Y ese será el mismo escenario que veremos durante los cerca de 100 minutos que dura la representación, que se podría definir como lectura dramatizada del texto adaptado por el propio autor. Y ello requiere que Novell haga un enorme esfuerzo para que nos podamos meter en situación, ya que sólo tenemos la palabra (no hay cambios de escenario ni de vestuario ni más personajes en escena que ella y un músico que en pocas ocasiones interviene activamente) para hacernos la composición de lugar e imaginarnos a ese extraterrestre que llega a la Tierra en busca de su compañeros Gurb, camuflado entre la muchedumbre.

sinnoticiasgurb

Sin embargo, y a pesar de lo arriesgado de la propuesta, las risas son constantes. Terminamos con la sensación de haber visto realmente todo lo que la actriz nos iba relatando y de haber pasado un muy buen rato.

Tan divertida la obra como la novela.

Read Full Post »

« Newer Posts